,

Ante la duda: salta

salto al vacío es un instante que puede cambiar el resto de tu vida

Inmóvil en la luz, pero danzante,
tu movimiento a la quietud se cría
en la cima del vértigo se alía
deteniendo, no al vuelo, sí al instante

Octavio Paz  Sonetos I

Dar un salto al vacío es un instante que puede cambiar el resto de tu vida. Te pasas mucho tiempo decidiendo, evaluando posibilidades, haciendo análisis del coste beneficio… para tener la seguridad que la decisión que quieres tomar, la que sea, es la mejor de entre las posibles para no correr el riesgo de tener que arrepentirte.

Para crecer, para avanzar, para mejorar es imprescindible entrar en situaciones nuevas, desconocidas, de las que puedas obtener conocimiento y experiencia. Y como estás constantemente aprendiendo, como ningún día es igual que el anterior estás, te guste o no, dando pequeños saltos al vacío.

La cosa se complica cuando sales del día a día, en el que has establecido rutinas, y pasas a acciones de mayor calado que se salen de lo normal. Aquí empiezas a dudar porque interviene la posibilidad de que un error tenga mayores consecuencias, por lo menos sobre el papel, y que como has tomado la decisión de manera consciente y si las cosas no salen como te hubiera gustado que salieran tienes miedo de tener que tirarte de los pelos y enfadarte contigo mismo.

Ante la duda de equivocarte te pasas los días pensando, al borde del abismo, si saltas o no, y cuando vas a hacerlo te das cuenta que el abismo ha desaparecido y que el salto ha perdido sentido. Y respiras hondo, con alivio, diciéndote a ti mismo que el tiempo lo soluciona todo o entonces sí que te quedas con la duda de qué hubiera podido pasar si te hubieras decidido. Y este sentimiento puede durar la vida entera, lamentando todo lo que hubiera podido haber sido y no fue.

Toda decisión comporta riesgo porque siempre hay variables que no puedes controlar. Lo que repito hasta la pesadez sobre los círculos de influencia y de preocupación está en la base de nuestras decisiones y todo aquello que queda fuera de tu círculo de influencia está sujeto a riesgo.

No tienes la capacidad de adivinar el futuro pero si puedes trabajar con escenarios que te permiten valorar diversas situaciones para que, si alguna de ellas u otra que sea similar suceden, tengas en mente la posible solución. Pero ni aun así es posible tenerlo todo previsto.
Nassim Taleb desarrolló en el año 2007 la teoría de los “cisnes negros” que son aquellos acontecimientos de gran impacto, que ocurren de forma inesperada y fuera de lo que es estrictamente racional como por ejemplo la aparición de internet o el hundimiento y desaparición de la Unión Soviética y sólo pueden ser interpretados a posteriori, una vez que han sucedido, En tu vida pueden aparecer y de hecho aparecen tus cisnes negros que se escapan a tu capacidad de entendimiento, que nunca hubieras imaginado y que de momento ni entiendes ni sabes interpretar pero que con el tiempo acabarás comprendiendo.

Cuando estamos dudando y dudando para tomar una decisión que implique un salto al vacío la buena pregunta que te puedes formular es ¿qué pierdo si lo intento? Y a continuación ¿cuánto es lo máximo que puedo perder? y si acierto ¿qué y cuánto gano?  Y perder y ganar son conceptos transversales que van desde lo material como el dinero hasta lo inmaterial como la experiencia o la tranquilidad. Y aun así te puede aparecer un cisne negro que lo distorsione todo.

¿Qué necesitas para saltar al vacío? Tener formulados de manera lo más clara posible qué es lo que da sentido a tu vida, tu misión, y por donde no estás dispuesto a pasar, tus valores. Con estas alforjas ya puedes empezar el viaje que no pasarás ni hambre ni frío.

¡Feliz salto!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario