Seleccionar página

Uno de los típicos tópicos de fin de año es indicar lo que se llevará durante el año entrante como novedad. Todos esperamos estar a la última para no ser menos que el vecino y los expertos lo contamos para demostrar que sabemos más que nuestros competidores. ¿A que mola leer lo que vendrá?

Lo más curioso es que la las novedades en la mayoría de casos son o bien falaces o inaplicables porque estás todavía dos pasos por atrás para que lo novedoso pueda ser de tu interés.

En este último artículo del año quiero explicarte aquellas cosas que no serán tendencia en personal branding pero que seguirán siendo imprescindibles para poder gestionar tu huella personal en cualquier circunstancia y situación.

  1. En 2018 seguirás siendo el resultado de ti mismo. Nadie vendrá a sacarte las castañas del fuego y no e empeñes en dar la culpa a otros de tu situación. Sigue siendo consecuente con tus actos y conseguirás progresar y vivir más feliz porque tener la llave de la situación te evitará malos entendidos contigo mismo.
  2. Tu centro seguirá siendo tu propuesta de valor. No caigas en la autocomplacencia y sigue pensando que aportas a los demás. Revisa tus redes sociales y evita aquello que no aporta aunque te haga hinchar las plumas como un pavo real. Tus éxitos importan poco si la manera como los has conseguido no ilumina el camino de tu audiencia y con tus fracasos pasa lo mismo. Escribe en clave de aportar o  acabarás siendo pesado.
  3. Cuida tus alianzas. Deja de lado aquellos que no te aportan y no guardes rencor con los que te han traicionado. Mírate con una sonrisa a los lobos con piel de cordero que te han querido hacer creer sus medias verdades. Eso si, sigue unido a los que te quieren, a los que te aportan y a los que te ayudan a crecer. Y por supuesto no dejes de hacer networking.
  4. Atraerás más por tu propósito que por tus productos. Estamos en un momento de falta de referentes, la liquidez de la realidad necesita asas a las que agarrarse y tu propósito permitirá que tu público te vea como su referente. Tus productos o servicios pueden ser ofrecidos por otros, al fin de cuentas somos muchos, pero lo que realmente te distingue es lo que hay detrás de tus bambalinas, aquello que te ayuda a levantarte cada mañana y lo que haces para solucionar problemas a los demás.
  5. Si no te explicas te inventan. Y además no te ven y no existes. Sigue comunicando de manera periódica, no pierdas el contacto con tu público y haz aportaciones originales. Todos los medios son buenos pero como las redes sociales las llevas puestas utilízalas a fondo, escoge las que te sean más afines y no pares.
  6. Piensa menos en Google y mas en los contenidos. Volvemos al punto dos, lo que cuenta es el valor que das y que sea significativo para tu público y para la parte del mismo que está dispuesto a pagar por tus servicios. Hay personas y empresas muy bien posicionadas que pasan más hambre que un maestro de escuela de los de antaño.
  7. Sigue estando al día y manteniéndote informado. Pero para dar un mejor servicio a los demás. El saber por el saber es papel mojado y aunque no ocupa lugar es una pena esterilizarlo guardándolo en tu armario.
  8. Continúa siendo tu mejor aliado. No sabotees tus proyectos y vigila el fuego amigo. Deja de lado los miedos y cuelga del refrigerador tu propósito y tu propuesta de valor que te darán fuerza cuando desfallezcas.
  9. Planifica pero sigue teniendo presente que un producto mínimo viable es mejor que un buen plan. No caigas en la trampa de vivir pensando en lo que harás dentro de tres, cinco o veinte años. Comienza por poco y ve creciendo conforme te vayan pidiendo, ve innovando paso a paso para que tu público pueda digerirlo con facilidad y que tenga hambre de más.
  10. Vive el presente. Recuerda que el pasado es sólo nostalgia y el futuro incertidumbre. Transmite felicidad a tu alrededor y sobre todo esperanza. No te cortes y pon humor en todos las situaciones.

Y al final ha salido un decálogo. Todo lo que te acabo de contar lo sabes, seguro pero de lo que no estoy tan seguro de que lo hayas incorporado a tu caja de herramientas.

Que tengas un Feliz 2018 y hasta…el próximo año.