Seleccionar página

Si de verdad crees que los pequeños cambios son importantes aplícate la lección y ve a por ellos.  Si  cada día que pasa eres mejor persona, serás mejor profesional y estarás más enfocado a tus objetivos sin nada que te despiste ni distorsione.

El New York Times publicó a finales del año pasado nueve puntos para ser una mejor persona en este año y que incluye hábitos para enfocar la vida de manera realista y positiva saliendo del “todo vale” y todo es bueno aunque me deje hecho polvo que tanto aborrezco. Os los voy a explicar a mi aire por lo que todo parecido con el artículo original acabará siendo pura coincidencia, pero me daré por  satisfecho  transmitiéndoos lo que me ha inspirado

  1. La cosa empieza por el primer acto cotidiano para muchas personas que es darse una buena ducha limpiar el cuerpo ayuda a purificar el alma, cuidar la piel y el pelo es cuidar una de las capas del packaging personal y si estás bien por fuera también lo estarás por dentro.
  2. Si te vistes adecuadamente para cada ocasión te encontrarás más seguro y en forma para hacer frente a las inclemencias cotidianas. Los días de lluvia ponte botas de agua y no hagas el canelo.
  3. Si antes de salir de casa cuidas tu entorno inmediato cuando regreses lo agradecerás. Cuidar tus espacios es un acto de autoestima y a través del desorden se fugan energías que se despilfarran. Hacer la cama o dejar la cocina en orden forma parte de este gesto diario.
  4. ¿Si planificas todas las cosas importantes de tu vida por qué te olvidas del sexo? Tengo que deciros que este aspecto me ha chocado y os lo cuento tal cual. Pero no deja de tener su punto y aunque pueda parecer de entrada poco sexy, planificar encuentros puede resultar de lo más picante. Al final el hábito es importante y la falta de práctica enfría el corazón y las relaciones.
  5. Si no te centras en tu zona de control y te pasas más tiempo en lo que te preocupa pero no controlas acabarás con estrés y fuera de la realidad. Pon tus esfuerzos en lo que de verdad  puedas cambiar y busca la oportunidad para convertir una preocupación en algo técnicamente abordable y en la espera olvídate.
  6. Cuando el estrés haya entrado en tu mente y te empiece a hacer la vida imposible lo mejor es hacer un alto y distraerte y si todavía no te sucede distraerte también puede ser un buen método preventivo. Las historias ayudan a dispersar la atención de los problemas, abren la mente a nuevas perspectivas y ayuda a encontrar soluciones o a pasar mejor el trago. Lecturas, cine, teatro y hasta la prensa rosa valen.
  7. No intentes aparentar lo que no eres y empieza aceptando tu edad. No pasa nada por ser joven a mayor porque siempre tienes la posibilidad de empezar de nuevo y como somos, gracias a Dios, muchos siempre tienes la posibilidad de encontrar tu público.
  8. A veces lo más tonto puede ser lo más útil, no menosprecies nada porque a simple vista te parezca poco útil o y sabido. Activa todos tus hemisferios cerebrales y saca partido de los recursos que tengas se trate de un condón o de un avión y piensa lateral y transversalmente. Serás más rico sin necesidad de invertir.
  9. Y cuando las cosas vayan de canto no te encierres en ti mismo y sigue adelante. No te avergüences ni te apoquines, pecho alto, respiraciones profundas y a la calle o al teatro o a cenar con amigos.

¿A que puede resultar? A veces no nos damos cuenta y lo más simple acaba resultando eficaz. Cuanto más feliz seas mejor profesional serás.