Seleccionar página

Recuerda, hoy es el mañana por el que te preocupabas ayer. 

Dale Carnegie

…parecía que se iba a acabar el mundo. Y mientras la angustia invadía cada uno de los rincones, ella seguía explicando en sus redes sociales sus logros que a ojos de muchos parecían absurdos e insignificantes…

Del Diario de una Crisis Anunciada

Estamos viviendo momentos singulares. Me dirás que cada momento es singular y te tengo que dar la razón, pero lo que estamos pasando sólo era imaginable en el marco de una novela policíaca. Si hace unos meses te digo que el mundo acabaría confinado para evitar la propagación de un virus del que se sabe más bien poco, me habrías llamado, por lo corto, agorero seguido de palabras, pero sonantes. Pero la realidad es como es y a ti y a mi no nos queda otro remedio que vivirla.

Antecedentes

En diciembre de 2019 empiezan a registrarse en la ciudad de Wuhan causas de una neumonía de la que no se tenía noticias hasta aquel momento y que resulto ser un coronavirus al que la Organización Mundial de la Salud llamó Covid-19. A fechas actuales ya se ha declarado la situación de pandemia y el virus afecta a 120 países con más de 130.000 casos declarados.

Lo que parecía una situación localizada en China se ha convertido en una cuestión de alcance mundial de la que no se ha librado ningún continente.

Para controlar su expansión las autoridades han aplicado diversas medidas entre ellas el confinamiento de los afectados y el cierre, en algunos países, de escuelas y universidades. Algunas empresas también han decidido permitir el trabajo on line a sus colaboradores.

Que tiene que ver el coronavirus con la marca personal

Las situaciones singulares exigen respuestas también singulares o por lo menos adecuadas a las mismas y como ya sabes a estas alturas todo deja marca.

Lo que me ha sorprendido es que, hasta ahora, y perdona si yerro, no he visto a ninguno de los personal branders habituales emitir algún tipo de comentario o consejo para hacer frente a la situación que el mundo está viviendo. 

Si desde el personal branding no damos respuesta a las situaciones importantes que nos afectan como personas y como habitantes del planeta y seguimos explicando nuestro último viaje o curso, es que algo no acaba de ir demasiado bien. Una marca persona desencarnada de su entorno, que no vibra al mismo ritmo que las demás ha dejado de ser marca.

Cómo puedes gestionar tu marca en tiempos de coronavirus

La situación actual genera diversos estados de ánimo que van desde el miedo hasta el hastío. Temes por la salud de tus personas queridas y más cuando el virus se ceba en las más débiles y te espanta la posibilidad de quedarte fuera de combate y dejar de obtener ingresos. Al mismo tiempo te sorprende y hasta te aburre el tenerte que quedar confinada en casa, hacer teletrabajo o no poder acudir a los sitios habituales. Tienes que cambiar métodos, hábitos y hasta alimentación y lo mas chocante es que no sabes cuánto va a durar la situación. O quizás te ha pillado en otro país y te las estás apañando para poder repatriarte. O vete a saber que. O quizás a ti no te pasa nada y haces lo que quieres.

Las situaciones son muy variadas, generalizar es muy atrevido, pero te brindo algunas ideas que pueden serte de utilidad y que ayudarán a reforzar tu marca a pesar del chaparrón.

  1. No entres en pánico. Tenemos la gran suerte de que nuestro mundo interconectado está luchando al unísono para evitar males mayores. Seguir los consejos de las autoridades es la mejor opción. Recuerda que en las certificaciones de calidad el punto número uno es cumplir con la legalidad vigente. Si vas a la tuya puedes causar grandes perjuicios y tu marca puede salir dañada. Calma y sentido común son dos actitudes que reforzarán tu marca.
  2. Actúa de manera consecuente. Si de lo que se trata es de frenar el virus quédate en casa. No salgas de viaje si no es imprescindible y no hagas ostentación de ello. Una marca potente es ejemplo para los demás y a veces toca fastidiarse e ingresar menos. 
  3. Aprovecha la ocasión. Aquello tan socorrido de hacer de la necesidad virtud es totalmente aplicable en la situación actual. Si tienes a la familia en casa más tiempo que el habitual es la ocasión para compartir momentos que serán difícilmente repetibles. Habla y comparte con los tuyos y si los nervios afloran respira hondo. Te enriquecerás.
  4. No te quejes. Seguro que los cambios de hábitos te ocasionan distorsiones, es posible que te aburras o que tus hijos no te dejen en paz. Todo esto es cierto, pero no aportarás nada si lo que transmites son quejas. Si eres capaz de convertir tus quejas en propuestas, en maneras diferentes de actuar, harás una aportación que dejará marca.
  5. Fórmate. Aunque puedas teletrabajar no estarás todo el tiempo ocupada en tu tarea profesional pero como tampoco puedes salir mucho de casa te queda mucho tiempo libre. Lee, bájate libros de la red, sal un momento para ir a la librería del barrio, solo un momento, o aprovecha para digerir aquellos artículos que van dando vueltas en tu cartera.
  6. Pon al día tus redes sociales. Siempre dices que no tienes tiempo, que lo de las redes es para los que les sobra, aunque sabes que no es cierto, que es una inversión. Ahora tiempo es a ti a quien le sobra y quizás sería un buen momento para hacer algo, ¿no crees?
  7. Escribe. Ten presente que este momento va a hacer historia. La primera pandemia del siglo veintiuno no es moco de pavo. Aprovecha para escribir tus sensaciones, cómo lo vives y qué te gustaría que supiesen las generaciones posteriores. Si esto no te gusta escribe de una vez estos artículos para tu blog o para subir a Linkedin que nunca has hecho o pon en marcha tu primer libro o el tercero o lo que sea, pero escribe.
  8. Medita. La meditación es una práctica que aumenta tu nivel de consciencia, dominar tu mente y vivir el presente con intensidad reduciendo el estrés. Si no te has iniciado en la red encontrarás buenas propuestas. Dirás que lo mejor sería tener un instructor en vivo, recuerda que lo mejor es enemigo de lo bueno.
  9. Comparte. Si lees, escribes o meditas encontrarás muchas cosas que compartir. No te las quedes para ti, compártelas. Mejorarás tu reputación y harás nuevas amigas. Lo que no se comparte se acaba perdiendo, no malgastes tu propia energía y enriquece a los demás.
  10. Empatiza y se solidaria. Aunque tu te encuentres bien piensa en los demás. Si tu te mueves innecesariamente puedes estar perjudicando al resto, vaya, seguro que lo haces. Piensa en los demás, tus acciones siempre tienen consecuencias. Ayuda a los que están en una situación peor que la tuya y deles ánimos. Los momentos singulares necesitan actitudes positivas.

Si encuentras interesante lo que te propongo ponlo en práctica y difúndelo. Entre todos iremos haciendo marca.