Seleccionar página

Tu vida puede parecerte una insignificancia, pero es única, nadie la ha vivido por ti, ni lo hará, y eso es lo que crea tu grandeza y tu miseria.(De Los Cuatro Escalones)

¿Cómo se puede pasar del mundo de las finanzas a la docencia y la consultoría de marca? Nada es evidente pero la vida fluye y te lleva por los derroteros que tu le permites si prestas atención a las señales y oportunidades que se presentan.

Suelo contar a quien se tercie, alumnos, clientes y hasta amigos, que empecé de bastante joven trabajando en puestos de dirección y que mi carrera profesional iba siempre en ascenso. Más responsabilidades, mayores retos, buen salario y excelentes complementos, pero yo no me sentía feliz. Me definía como un naufrago, como alguien que está agarrado a una tabla que lo mueve al ritmo de las olas y le deposita en playas paradisíacas pero escogidas por el azar. Esta situación me creaba incomprensión en las personas que me rodeaban, unas pensaban que era un simple trepa mientras que otras me tiraban en cara que era un desagradecido con lo que la vida me estaba dando y yo sin saber lo que me sucedía, pero avanzando a toda máquina y sin respiro.

De esta época de mi vida lo que más recuerdo es que, a pesar del sentimiento agridulce, nunca dejaba de estar en el ojo del huracán y siempre me acababa apuntando a todas las guerras que aparecían y con las antenas dispuestas a sintonizar con todo, aunque fuera sin tener claro dónde estaba mi norte.

De repente y como quien no quiere la cosa llegó una oportunidad que al principio no fue más que la búsqueda de la pura supervivencia. Trabajaba en una empresa que a su vez pertenecía a un grupo multinacional y que había decidido vendernos por no formar parte de su núcleo estratégico. Había dos posibilidades o resignarse a ser comprados o hacer de la necesidad virtud e invertir el orden de las cosas que fue lo que finalmente sucedió. Los miembros del equipo directivo, cuatro personas con escasos recursos, decidimos buscar los fondos necesarios para comprar la empresa. Cuatro personas con nombres propios, con cuatro historias y sensibilidades distintas que se decidieron a dar el mayor paso de su vida casi por casualidad. Y la iniciativa fue otro éxito, no exento de riesgos, miedos, discusiones y reconciliaciones.

Llegó también una ruptura matrimonial y un nuevo matrimonio y un total de seis hijos.

Empecé a ver claro lo que quería, hacia dónde debía conducir mi vida. Fue el día en que descubrí que mi éxito se debía a las personas que se habían cruzado en mi camino y que en el futuro me dedicaría a impulsar a otras personas para que consiguieran sus objetivos. Y me convertí en consultor de marca personal y docente.

La vida está formada de historias individuales y todas valen la pena, el poeta Eugene Evtuchenko decía que no existen personas poco interesantes.

Por esto mi segundo libro es una historia, la de Martín, que bien podría ser la tuya o la mía. El relato de una huella que sin ser consciente el protagonista va dejando mientras lucha para conseguir sus objetivos y que su vida sea una marca potente. Es una historia de marca personal, de alegría y dolor, de amor y de superación, como la tuya y como la mía para que puedas aprender a dejar marca de manera práctica y en cuatro pasos. “Los Cuatro Escalones. Sube a la cima de tu marca personal”: https://www.profiteditorial.com/libro/los-cuatro-escalones/